Recetas en Iberoamerica

Pan de Muerto

México

Nombre de la manifestación: "Pan de muerto"
Periodicidad: Octubre/Noviembre
País/Región/Lugar: México


"La fiesta del Dia de Muertos tiene una gran importancia para el mexicano. Primero, por su connotación espiritual, pues representa el día en que las almas de los parientes ya fallecidos vuelvan a sus hogares para pasar una velada de rencuentro con sus familias. En la celebración, los altares y ofrendas consagrados a los muertos ocupan un lugar especial, ya que ahí establecen varios elementos centrales del festejo. Sobre un mantel blanco o papel de china picado y de colores, se coloca la ofrenda: flores, velas, comida y bebida favoritas del difunto.

Todos los elementos del altar tienen un simbolismo. Los alientos son especiales, por su riqueza y elaboración adquieren una connotación festiva. Moles de guajolote, tamales de diversas características, panes de dulce y frutas de la región, frijoles, tortillas, guisados, dulces y alimentos que gustaban al difunto en vida son colocados en el altar. La idea es que las almas de los muertos se encuentren con platillos predilectos y de lleven su esencia. Un lugar especial entre los alimentos lo ocupan los panes. La tradición proveniente de España fue retomada y enriquecida con ingredientes nativos y la imaginación indígena. Así se originó el "pan de muerto" de forma redonda, adornado con figuras de huesos cruzados y azúcar espolvoreada.

En Chiapas se elaboran los turuletes, en el Istmo de Tehuantepec son famosos los marquesotes que adornan los altares, en Puebla se preparan los tlacotonales (de forma redonda o que simulan un muñeco), los pambazos y el pan Catarino. En Tlaxcala el pan totepo, redondo y pequeño con protuberancias en el medio, también el pan de ánima. En Michoacán, el pan de hule, que es oscuro, redondo y alargado y que en la superficie lleva dedicatorias al esposa, novio o a la suegra. En Veracruz se preparan torrejas y capirotadas. En Oaxaca la imaginación se desbordo y se elaboran panes con formas de caras, manos y pies de ánimas, que se llaman regañadas" (1)


RECETA

Pan de muerto
Kulwákan
San Andrés Mizkik


Ingredientes:

  • 1 kilogramo de harina de trigo
  • 40 gramos de levadura
  • 200 grams de azúcar
  • 1 naranja
  • 400 mililitros de lecha
  • 4 huevos
  • 1 yema de huevo
  • 200 gramos de mantequilla

Elaboración

Se ralla la cáscara de la naranja.

Después se bate la harina con la levadura, la ralladura de naranja, la mantequilla, los huevos y la leche. Luego se amasa hasta que ya no se pegue la masa a la mesa y se deja reposar toda la noche.

Al día siguiente se bolean los panes y se ponen en una charola engrasada y enharinada. Luego se hacen los huesos, las lágrimas y los suspiros con la misma masa. Enseguida se los pega a los panes con una gota de agua para que no se despeguen al hornearlas.

Se deja reposar los panes por una hora en un lugar tibio para que se esponje.

Luego se barnizan con huevo batido y se espolvorean con azúcar granulada.

Por último, se hornean a 200°C por 25 minutos.

Dicha receta de Pan de Muerto forma parte del "Recetario tradicional del Distrito Federal", número 58 de la colección Cocina Indígena y Popular de Mauricio Antonio Avila Serratos, y es originaria de San Andrés Mixquic, Delegación Tláhuac, Ciudad de México.

(1) Héctor Zarauz López, Altares y Ofrendas del Día de muertos en México, Primer Concurso Nacional de Fotografía, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, primera edición 2010, página 13- 16. Material consultado en el Centro de Información y Documentación "Alberto Beltrán" de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas de la Secretaría de Cultura.